Quien.NET

Biografía de Aristóteles - Quién fue




Seguramente, si a causa de la prisa que caracteriza estos tiempos leyésemos rápidamente algunas de las frases que el filósofo Aristóteles nos dejó como legado en su prolífica obra, no lograríamos extraer de ellas toda la sabiduría y la invitación al éxito de la que son portadoras.

Yo sé de la inmediatez que manda nuestra época pero si tienes un minuto bien vale la pena revisar muchas de las enseñanzas que este enorme filósofo griego nos dejó...Cuandoa mediados del año 300 A.C., Aristóteles, comenzó a escribir sus estudios e investigaciones, sin dudas, los mismos constituyeron un indicio claro para sus contemporáneos, que aquel oriundo de Estagira o el Estagirita, tal es el apodo que muchos le han dado, era dueño de una inconmensurable preocupación por el saber en casi todas sus vertientes y aspectos, que más tarde se transformaría en un sistema filosófico que ejercería una notable influencia en la historia intelectual del mundo, especialmente de Occidente, aún siglos y siglos después de la desaparición física de su creador en el año 322 A.C.

Aunque fue discípulo de Platón a los 17 años, luego de haber quedado huérfano su tutor Proxeno de Atarneo lo envió a la ciudad griega de Atenas, Aristóteles fue el máximo crítico que haya tenido la propuesta filosófica Platónica en años. Y es que el sistema filosófico que propuso Aristóteles, desde el vamos, desde su base, se oponía fervientemente a los postulados propuestos por su “maestro”.

Platón hablaba de la existencia de dos mundos: un Mundo Sensible y un Mundo Inteligible, en el cual el primero es copia del segundo, sin embargo, para Aristóteles tal diferenciación no tiene razón de ser y sostenía la existencia de un único mundo. La única coincidencia con su profesor es respecto de la estricta función de la esencia: definir al ser y aquí radica uno de sus fundamentales aportes respecto del concepto de ser, porque para Aristóteles la esencia es la forma, la cual está inseparablemente unida a la materia y son ambas las que constituyen al ser o sustancia.

Una de las causas que movían a Aristóteles a cuestionar todo cuanto se le proponía delante era justamente un espíritu de tipo empírico que lo llevó siempre a fundamentar el conocimiento en la propia experiencia.
A diferencia de sus antecesores, Parménides, Heráclito y por supuesto Platón, Aristóteles fue pro cambio, es decir, el cambio era posible e implicaba el paso de la potencia al acto como consecuencia de la acción de cuatro causas: formal (la forma de la sustancia), material (el soporte de la forma), eficiente (quien produce el movimiento) y final (dirigirá el movimiento hacia un fin determinado).

Tras un largo paso por la Academia en la cual mechó estudio y enseñanza, Aristóteles, viajó al Noroeste de Asia Menor, más precisamente a la ciudad de Axos, cuando se enteró que un soldado, Hermias, se había apoderado de la región y tenía la intención de reunir a ex discípulos de la Academia Ateniense para que llevasen a su “reino” los conocimientos. En territorio de Hermias, Aristóteles, además de difundir su sabiduría, concretaría la redacción de la Política, una de sus máximas y más difundidas obras.

Otro de los “saltos” de su currículum habla de su desempeño como profesor del hijo de Filipo de Macedonia, a quien más tarde conoceríamos como Alejandro Magno. En este caso, por lo que resulta de las historias de la época, la relación profesor-alumno tampoco fue de lo más estrecha si tenemos en cuenta que Alejandro Magno mando a matar a un sobrino de Aristóteles e incluso éste tuvo que ocultarse de su ex alumno durante un largo período.

Todos esos períodos en los cuales Aristóteles no se encontraba persiguiendo un objetivo concreto, los dedicaba a aumentar aún más su propio conocimiento y también a revisar cada palabra de su obra.

En tanto, sería en el año 335 A. C., trece años antes de su muerte, que conseguiría una de sus máximas aspiraciones: la fundación de su propia escuela; con el nombre de Liceo, por estar ubicada en un recinto en el cual se le rendía tributo al dios Apolo Licio y situada en la ciudad de Atenas, El Liceo abría sus puertas a quienes así lo deseasen, ya que no era una escuela de tipo privado, aún más, muchas de las clases que se dictaban eran públicas y gratuitas y alumnos y profesores tenían la costumbre de discutir los temas caminando, por tanto, se los denominaba Itinerantes.

Cuando Alejandro Magno murió en el año 323 A. C. Atenas se volvió un lugar poco afecto a los macedónicos y Aristóteles era uno de ellos, entonces, ante la posibilidad de un final como el de Sócrates, por sus propios medios se instaló en la Isla de Eubea, donde moriría por causas naturales al año siguiente.

>> Historia - Siguiente >>



Si la nota fue útil, ayuda con un Me Gusta, GRACIAS



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota

2004 a 2012 · Prohibida la reproducción sin autorizacion ·

  • Privacidad
  • · Acerca