Quien.NET

Biografía de Bécquer - Quién fue

El Romanticismo es un movimiento que surgió en la primera mitad del siglo XIX en clara oposición al Neoclasicismo imperante e invadió cada uno de los rincones del arte. Además de oponerse de plano al Neoclasicismo, el Romanticismo, se destacó por promover cuestiones como la fantasía, la imaginación y la fuerza irracional del espíritu.

En tanto, uno de los exponentes más representativos de esta corriente en el ámbito de la Literatura ha sido el poeta y narrador español Gustavo Adolfo Bécquer.

Aunque la muerte lo alcanzó muy, muy joven, tenía 34 años nada más cuando falleció y el reconocimiento de sus pares no fue inmediato y lo que él espero en vida, fue un autor prolífico, con lo cual, tras su muerte muchas de sus más magníficas creaciones vieron finalmente la luz y pudo alcanzar esa popularidad que en vida le fue absolutamente esquiva.

Rimas y Leyendas ha sido su obra más reconocida en el mundo entero y por tanto la que mejor refleja su calidad artística y esa dualidad fantástica de la que era poseedor, pudiendo pasar de la poesía con rima a la prosa, haciendo prevalecer siempre la belleza de cada una de las palabras, para lograr ese resultado armónico, sencillo y super sensible característico de su pluma.

Las Rimas de Bécquer fueron 86, sin embargo, un año después de su muerte, en el año 1871 y con el objetivo de ayudar a su viuda e hijos, sus amigos publicaron 76 de ellas con mínimas correcciones e increíblemente el éxito alcanzado superó cualquier tipo de expectativa. Mientras tanto, también en sus Leyendas ha quedado inmortalizado ese espíritu absolutamente romántico que dominó toda su creación; son recurrentes los ambientes fantásticos y ese abrupto paso de lo real a lo absolutamente irreal.

Pero si bien la literatura fue su primera y gran pasión y porque no también su gran desahogo a través de la cual licuaba penas, fracasos, amores y desamores, la pintura también ocupó un lugar importante en su vida, podríamos decir que desde la cuna, Gustavo Adolfo, se acostumbró a estar rodeado por cuadros, primero fueron los de su padre, José Domínguez Insausti y más tarde los de su hermano Valeriano.

Como consecuencia de la temprana pérdida de sus padres, cinco años de edad tenía cuando falleció primero su padre y al año siguiente su madre, Gustavo Adolfo, estableció un vínculo hiper cercano con su hermano, con quien no solamente compartía las pasiones por la literatura y la pintura, sino también todas aquellas cuestiones inherentes a su vida.

Por tanto, no es extraño que la muerte de su hermano tres meses antes que la suya lo haya devastado en todo sentido, como es de público conocimiento, Gustavo Adolfo padecía de una severa enfermedad desde hacía largo tiempo, algunos hablan de tuberculosis y otros de sífilis, sin embargo, la estocada final que le produjo la muerte de Valeriano habría apurado su desenlace temprano, que tan solo había comenzado 34 años antes un 17 de Febrero de 1836 en la ciudad española de Sevilla.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota