Quien.NET

Biografía de Fidel Castro - Quién fue

Admiración, cariño, repudio y repulsión son los sentimientos, encontrados, que en el mundo entero y en su propia patria, Cuba, despierta y despertó el dirigente político comunista Fidel Castro.

Ex presidente Cubano, ex presidente del partido Comunista Cubano, y Líder de la Revolución que derrocó el gobierno de Fulgencio Batista en 1959

Castro promovió, condujo y concretó la revolución cubana con una fuerte impronta comunista, que sus ideales anhelaban y por esto, sin dudas, despertó la admiración de quienes comulgaban con sus propuestas y cosechó también odios de sus detractores.

Como consecuencia de la lucha por mantenerse en el poder y por mantener sus ideas, desplegó una gestión mezquina, especialmente contra las libertades individuales de sus compatriotas, que provocaron durísimas críticas en su contra, propias y ajenas, y por las cuales, su país, debió pagar un alto costo político, social y económico, que aún padece…
La revolución que lo llevó al poder tenía como finalidad justamente revolucionar la isla, mejorándola en todo aspecto, aumentar el nivel de vida de sus habitantes y sacarlos d la opresión a la que estaban sometidos por el régimen de Fulgencio Batista.

Como sabemos ya, a casi a seis décadas de la misma, poco de esto ha conseguido como consecuencia de cerrarse y cerrarse a todo el mundo, excepto a aquellos que comulgaban con sus ideales, que eran pocos y la fueron dejando sola…

Una mejora considerable en materia de educación y de salud son las dos cuestiones que más se le reconocen a la gestión castrista y es procedente ya que en este sentido produjeron cambios sustanciales con el estado de cosas vigente a su llegada al poder, pero no fueron suficientes lamentablemente porque no se acompañaron con otras políticas tendientes a hacer crecer al país…

Orígenes y camino hacia al poder

Castro nació el 13 de agosto del año 1926 en el pueblo de Birán, Holguín, Cuba , en el seno de una familia de hacendados gallegos.

En el año 1950 se graduó como abogado en la Universidad de La Habana.

Desde muy joven, Castro, se inclinó hacia una ideología de izquierda, situación que lo llevó a participar activamente en cuanta propuesta de este tipo surgiese (la sublevación contra Trujillo en Santo Domingo).

A partir del año 1949 comenzó a militar en el Partido del Pueblo Cubano y en 1952, ya exiliado en México, comenzó a desarrollar su propuesta revolucionaria que consistía en derrocar el gobierno dictatorial de Fulgencio Batista en su país, el cual, según su óptica, había entregado el ser nacional a los Estados Unidos.

De acuerdo a la lógica castrista, Estados Unidos, siempre fue el “monstruo” a combatir y contra el cual jamás reñirse ni bajar la cabeza…

Tras el fracaso del asalto al cuartel de Moncada en Santiago de Cuba, Castro, fue condenado a 15 años de prisión, de los cuales solo dos cumpliría luego de ser indultado, sin embargo y a pesar del traspié, la acción le remontaría una notable popularidad que le permitiría llegar a más.

En 1955, de nuevo en México, retoma el plan revolucionario, aunque, ésta vuelta, con algunas modificaciones, ya que decidió asestar el golpe en la zona rural de Cuba y no en un centro urbano como otrora. La decisión fue acertada, ya que hacia fines del año 1956 ya se encontraba en Sierra Maestra echando bases y a tan solo dos años de la ocupación, sus hombres se hallaban lo suficientemente sólidos y preparados para atacar.

Triunfa la Revolución

En 1959 entró triunfante en La Habana junto a sus co-equipers: el médico argentino Ernesto Guevara, mejor conocido Che Guevara, su hermano Raúl, y Camilo Cienfuegos y se convirtió en Primer Ministro y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Cuba. Batista era una anécdota.

Sus primeras medidas, las cuales se había ocupado de pregonar en tiempos de pre-revolución, fueron materializadas: reforma agraria, a partir de la cual se expropiaba las haciendas extranjeras a favor de los campesinos cubanos pobres para que así tuviesen sus propios medios de vida y la nacionalización de los bienes de todas las empresas norteamericanas. El enemigo a combatir era uno y estaba identificado: Estados Unidos.

Por supuesto que la respuesta del otro lado no se hizo esperar y cayó con dureza: el presidente estadounidense Eisenhower decide romper relaciones diplomáticas con la isla de Cuba y les impone un embargo comercial con la misión de ahogar las aspiraciones castristas y así forzarlo a dimitir.

Esta medida restrictiva se mantiene a la fecha y ha sido sin dudas el gran factor de la decadencia cubana, que jamás supo ni quiso salir de este cepo que terminaría por llevar al país a un atraso impresionante.

Nada de ello ocurriría y Castro seguiría al frente del gobierno, sumando más poder, más ímpetu anti imperialista, declarando a su propuesta marxista-leninista y alineándose con la Unión Soviética. Incluso en el año 1962 su permiso a los rusos para que instalasen rampas lanza misiles fue seriamente cuestionada y repelida por Estados Unidos decretando un bloqueo naval a Cuba.

Afortunadamente, la sangre no llegó al río y las rampas se retiraron tras el compromiso norteamericano de no invadir más Cuba, tal como sucedió en el año 1961 en la Bahía de los Cochinos.

En el año 1965 cambia la denominación de su partido por la de Partido Comunista de Cuba y se erige como su secretario y desde 1976, hasta su dimisión en el año 2008, se convierte en el Presidente del Consejo de Estado Cubano.

Si bien en materia de políticas sanitarias y educativas, Cuba, se destacó como un ejemplo para su región y el resto del mundo, las trabas económicas impuestas por Estados Unidos y la dureza de su líder al respecto de realizar algunas concesiones no hicieron más que aislar a los cubanos de todo tipo de desarrollo individual.

Fidel, el dictador versus el revolucionario

A esto hay que sumarle la restricción de las libertades individuales y los derechos contra aquellos que se profesaban contra el régimen de Castro. Esto, no solamente derivó en persecuciones y prisiones políticas, sino también en el éxodo de cubanos hacia Estados Unidos, especialmente en el estado de la Florida.

Inclusive algunos familiares del propio Castro se refugiaron en el país que tanto combatía y desde allí criticaban sus duras políticas, tal es el caso de una de sus hermanas, Juana, quien al comienzo apoyó a su hermano pero luego cuando comenzó a apreciar el sesgo dictatorial decidió retirarle el apoyo y dejar su país para no volver.

El 31 de Julio de 2006, el mundo se sorprende ante la licencia pedida por Castro por problemas de salud. Tras ser operado al tiempo y permanecer convaleciente por largo rato, en febrero de 2008, decide dar un paso al costado y cede el poder de manera casi absoluta a favor de su hermano menor Raúl. De todos modos, desde bambalinas siguió ejerciendo influencia tanto en la gestión como el partido.

Desde entonces y hasta la fecha, el gobierno cubano, ha venido dando muestras de una apertura inusitada en diferentes aspectos, políticos, económicos y sociales, tendientes a mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos seriamente castigados por la falta de libertad.

Su hermano Raúl toma el poder ante la débil salud de Fidel

Con Fidel alejado del poder, su hermano, comenzó un proceso de apertura que incluyó la visita este año 2016 del presidente estadounidense Barack Obama, en un hecho absolutamente histórico y que de algún modo marca el cambio de postura y la necesidad de salir del cerrojo que se auto impuso para poder crecer.

Desde unos años antes de cederle el cederle a su hermano formalmente, la salud de Fidel comenzó a resentirse severamente; el padecimiento intestinal que lo acompañaba desde hace muchos años se agravó y por eso debió retirarse de escena.

Enfermedad y Muerte

Sus últimas apariciones públicas demostraban su deterioro físico y por caso todos esperaban que el final llegaría prontamente… y llegó el viernes 25 de noviembre de 2016.

Su hermano Raúl comunicó la noticia a su país y al resto del mundo por televisión y comenzaron por supuesto los llantos y también la algarabía, increíble, ¿no? Pero hubo mucha gente que se agradó de saber de su muerte y hasta la festejó… porque justamente Fidel a lo largo de su historia generó tanto amores incondicionales como odios magníficos.
En Miami, por ejemplo, los cubanos que residen desde hace largos años y que llegaron escapando del régimen castrista salieron a festejar su deceso.

Siempre se había negado a realizarse una cirugía para resolver ese problema intestinal que lo acechaba desde hacía décadas.

Tenía 90 años y según la revista Forbes se fue dejando una gran fortuna en millones de dólares que supo resguardar tan celosamente como su vida privada y la de su familia.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota