Quien.NET

Biografía de Horacio Quiroga - Quién fue

El cuento, esa narración breve, mayormente ficcional y protagonizada por un número reducido de protagonistas y acciones, es y ha sabido ser el primer contacto que los individuos mantenemos con la literatura; difícilmente, alguien haya crecido sin oír en boca de mamá, papá u otro familiar, un cuento. En tanto, el cuento ha tenido a lo largo de su historia una nutrida cantidad de individuos que lo cultivaron y también ha estado estrechamente vinculado con el lugar geográfico de su autor.

El cuento latinoamericano, por lo pronto, ha tenido un gran cultor y maestro en el uruguayo Horacio Silvestre Quiroga Forteza, más conocido como Horacio Quiroga, quien supo trasladar sus vivencias personales, especialmente aquellas que tienen como escenario la selva misionera de la Argentina, donde pasó una larga estadía, a sus obras escritas dotándolas de una enorme naturalidad, justamente, por esa constante vinculación ser humano-naturaleza.

Horacio Quiroga nació un día antes que terminase el año 1878, el 31 de Diciembre en Salto, Uruguay; lamentablemente, los meses posteriores a su nacimiento estarían signados por la tragedia y el dolor, ya que su padre, quien había sido por más de dieciocho años vicecónsul argentino en Salto se disparó accidentalmente con una Barret calibre 50 que llevaba en la mano y falleció cuando Horacio recién tenía dos meses y medio.

Pero esa sería la primera de una larga sucesión de tragedias que marcarían su vida, ya que más tarde, su padrastro, y luego su primera esposa, se suicidarían y años más tarde, él mismo protagonizaría en primera persona dos situaciones trágicas, cuando matase de manera accidental a su amigo Federico Ferrando y en el año 1937 él mismo decidió quitarse la vida ingiriendo cianuro cuando se enteró que padecía de cáncer.

La formación académica de Quiroga se concretó en Montevideo y mientras completaba sus estudios en el Instituto Politécnico de Montevideo y en el Colegio Nacional, Quiroga, empezó a dar sus primeras muestras literarias; su primer amor correspondido, aunque truncado por las constantes interposiciones de los padres de la joven, inspiraría su primer y recordado poema Una Estación de Amor. Inmediatamente después concretó un espacio literario propio con la Revista de Salto.

Luego de un complejo viaje a París que no salió lo redondo que él hubiese querido escribió otra recordada obra en la cual dio cuenta de la aventura: Diario de Viaje a París.

Pero la inspiración permanecía intocable y así es que a su regreso a Uruguay decidió reunir a algunos amigos con sus mismas inquietudes y fundó el Consistorio del Gay Saber, una especie de laboratorio literario que probaba nuevas maneras de expresión. Pero la tragedia de nuevo golpearía su puerta, cuando limpiando el arma con la cual su amigo Federico Ferrando planeaba batirse a duelo, se le escapó un tiro que mató a éste último al instante.

La pena lo agobió tanto pero tanto que no solamente disolvió el Consistorio sino que además lo llevó a radicarse en el país vecino, Argentina. En Argentina, Quiroga pasó largas temporadas tanto en la selva misionera como en la ciudad de Buenos Aires y además consolidaría su madurez profesional escribiendo sus obras más populares entre las que se destacan: Cuentos de amor, de locura y de muerte, Cuentos de la selva, El salvaje, Las sacrificadas, Anaconda, entre otras.

Asimismo, tuvo un auspicioso paso por la prensa argentina, colaborando en los medios más importantes de la época como Caras y caretas, Fray Mocho, La Novela Semanal y La Nación.

Cabe destacar que la experiencia misionera que significó un directo y constante contacto con la naturaleza más radical fue crucial a la hora de construir los personajes y los escenarios de varios de los cuentos de Quiroga.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota