Quien.NET

Biografía de Salomón - Quién fue

Salomón fue un Rey de Israel, hijo y sucesor del Rey David, gobernando el estado judío por cuatro décadas, desde el año 970 A.C. hasta el 930 A.C. Por varias cuestiones Salomón sería inolvidable en la historia de Israel, entre ellas se destacan: los importantes proyectos de construcción que desarrolló, tal es el caso del templo de Jerusalén, por el importante harem que lo rodeó, por su enorme riqueza y la sabiduría que disponía, entre otras cuestiones.

Rey israelí que se destacaría por una administración pacífica con los reinos vecinos y por el desarrollo de una economía fuerte que le permitiría hacer crecer el reino y levantar grandes posesiones

Cuando salomón se hizo cargo del reino que dejó vacante su padre David al morir, el reino contaba con un importantísimo territorio que iba desde la Frontera con Egipto hasta la Mesopotamia.

Salomón nació en Jerusalén en el año 1011 A.C.
Sus padres fueron como dijimos el Rey David y su madre Betsabé.

Recordemos que David había sido castigado por Dios con la muerte de su primer hijo por haber mantenido relaciones con Betsabé mientras ella se hallaba casada con otro hombre.

La historia de Salomón se encuentra narrada en dos libros del Antiguo Testamento: I Reyes y II Crónicas.

David, antes de morir y por pedido de su esposa y del profeta Natán declaró a Salomón como su sucesor.
Su hermano Adonias también le disputaba el trono pero finalmente el premio de gobernar Israel quedó determinado para Salomón.

Leer también  Billy Graham

Cuando finalmente su padre muere, Salomón, asumirá el trono y contando con el apoyo de su madre, del profeta Natán, del sumo sacerdote y del general Banaías es que decidirá matar a sus enemigos políticos, incluyendo entre estos a su propio hermano Adonias y al general Joab.

Su estrategia para contribuir a una gestión armónica fue mantener relaciones amistosas con los reinos vecinos como ser Egipto, Fenicia, Arabia y Damasco, entre otros.
Este escenario de paz también permitió que el país se desarrollase económica y culturalmente en gran escala.

El comercio, pilar económico

El pilar económico lo constituyó el comercio, especialmente el inherente a los caballos, que eran vendidos a Egipto.
Pero claro, para favorecer el comercio era necesario acomodar algunas cuestiones como por ejemplo garantizar la seguridad y controlar vías de comunicación, algo que por supuesto Salomón se propuso a través de diversas obras y gestiones.

A ello le sumó una alianza estratégica con Egipto y por ello es que se casó con una de las hijas del faraón egipcio, Naamah.

La fructífera economía que consigue a partir de estas políticas le permitirá dar rienda suelta a la edificación de obras monumentales como el templo de Jerusalén en el que se pensaba guardar el arca de la alianza, y asimismo construir un lujoso palacio real.

Para tamañas obras se nutrió de especialistas extranjeros y también compró materiales de lujo en Fenicia.
Pero claro, el buen ritmo del comercio no alcanzaba para sustentar estos tremendos gastos y así es que tuvo que imponer altos impuestos a la tierra.
Introdujo una reforma administrativa, dividiendo en doce distritos el territorio y entonces cobraba mayores impuestos a aquellas zonas que disponían de una tierra más fértil.

Leer también  Madre Teresa de Calcuta

Un imperio en caída a causa de afán por lo material

A pesar de la buena gestión que le permitió crecer a su territorio, con el tiempo, Salomón, se vería atrapado por los placeres más bien terrenales que lo alejarían un poco del eje propuesto por Dios, entre ellos, un enorme harem de mujeres y el culto a las riquezas materiales.
Cabe destacarse que estas cuestiones también se trasladaron al pueblo que asimismo sufrió un afán materialista.

A esto se sumaban los descontentos que empezaban a crecer en la población sometida a gran presión tributaria y también el crecimiento de la adoración a otras divinidades, que en cierto momento se descontroló.

Este estado de cosas obviamente disgustó a Dios que no propone el acento de la felicidad y el bienestar en las cuestiones materiales, claro está.

De todas maneras, Salomón, se arrepentiría de todo esto y lo dejaría sentado en uno de los libros del Antiguo Testamento de su autoría, el Libro del Eclesiastés.
También fue autor del Cantar de los Cantares y del Libro de los Proverbios.

Vale mencionarse que además, Salomón, fue uno de los maestros de la Cábala, una ciencia y escuela de pensamiento, de tintes esotéricos y estrechamente asociada al judaísmo.

Cuando fallece en el año 931 A.C. lo sucede su hijo Roboam.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota