Biografía de Adolf Hitler

Adolf Hitler fue el dictador más despiadado del siglo XX. De origen austríaco, gobernó Alemania entre los años 1934 y 1945. Ejecutó uno de los planes políticos más siniestros, movilizado por su odio a los judíos, y una ambición desmedida por conquistar el mundo. Utilizó la propaganda como principal recurso de persuasión de las masas. Fue el autor intelectual de uno de los genocidios más espeluznantes de la historia contemporánea. El blanco principal fueron los judíos: los persiguió, los detuvo ilegalmente, los torturó y asesinó a miles en los campos de concentración. Lideró el Partido Nazi y se enfrentó a casi toda Europa en una de las contiendas bélicas más cruentas y devastadoras: la Segunda Guerra Mundial. Fue derrotado por las potencias aliadas y terminó suicidándose en su búnker cuando quedó acorralado y vacío de todo ese enorme poder que supo construir.

20/04/1889

Nació en Braunau am Inn, Austria, perteneciente en aquel momento al Imperio Austrohúngaro, en el seno de un hogar numeroso. Su padre fue funcionario de aduanas y su madre campesina. Tres de sus hermanos murieron antes de llegar a la adultez. La familia sufrió de inestabilidad a razón de los vaivenes del jefe familiar por su adicción al alcohol.

No fue un buen estudiante, ni siquiera terminó la secundaria.

1913

Pretendió ingresar a la Escuela de Bellas Artes de la ciudad de Viena, sin embargo, no fue admitido por sus escasísimas cualidades artísticas.

1914

Se alistó como voluntario del ejército alemán, durante la Primera Guerra Mundial; alcanzó el grado de cabo.

1918

Fue designado oficial de instrucción y se le encomendó la tarea de animar a los soldados a su cargo contra las ideas democráticas. Permaneció en el ejército por dos años más, y tras la derrota alemana regresó a Múnich.

1919

Se integró al Partido Obrero Alemán, renombrado Partido Nacional Socialista Alemán de Trabajo (Partido Nazi), de tendencia nacionalista.

1921

Fue elegido presidente del Partido Nazi y desde este rol superior promovió sus ideas racistas, antidemocráticas, y organizó grupos paramilitares que tenían la misión de amedrentar a los opositores al partido.

Emergió como una personalidad política sobresaliente gracias a sus dotes de orador convincente.

1923

Protagonizó una rebelión contra la República de Weimar, en Múnich, en la cual se autoproclamó canciller; fue sofocada rápidamente, y terminó encarcelado.

Durante el cumplimiento de la pena de cinco años de cárcel escribió su autobiografía: Mi Lucha.

1924

Fue liberado tras el dictamen de una amnistía generalizada.

1929

Conquistó a los alemanes con un discurso nacionalista, en el que prometió construir una Alemania sólida y fuerte, crear más puestos laborales y devolverle a la nación el brillo y relevancia internacional perdidos.

Convenció a los alemanes que el crac del ’29 fue el resultado de la especulación de judíos y comunistas, a quienes despreciaba. Esta sumatoria de cuestiones le permitió reunir millones de votos para su partido, que pasó, en pocos años, a liderar el Reichstag.

1933

Asumió el cargo de canciller luego de ser designado como tal por el presidente alemán.

1934

Se autoproclamó Führer, máxima autoridad ejecutiva de Alemania, y abolió la figura presidencial.

En poco tiempo su gobierno asumió una impronta autoritaria e implacable con la oposición. Reemplazó los sindicatos por un frente de trabajo común dirigido por el gobierno y eliminó a todos los partidos políticos, excepto al suyo.

Sostuvo la dictadura a través de una variedad de efectivos recursos articulados entre sí: control absoluto de la economía, de los medios de comunicación, de todas las actividades culturales y de entretenimiento, supervisión de los opositores y de la ciudadanía en general a través de la policía secreta Gestapo, y los inhumanos campos de concentración, en los que se obligó a los detenidos a realizar trabajos forzados, se los torturó y asesinó.

La propaganda surtió el efecto planeado y los alemanes le brindaron su apoyo. Se erigió en el mandamás de Europa y promovió la idea de superioridad racial de los alemanes, que, como tales, contaban con el derecho de someter al resto de los pueblos.

1935

Rearmó a Alemania, contradiciendo el Tratado de Versalles suscripto tras la Primera Guerra Mundial.

1936

Inició una serie de incursiones militares con un claro propósito conquistador. Sometió varios territorios: Renania, anexó Austria y Checoslovaquia.

1939

Comenzó la Segunda Guerra Mundial tras invadir Polonia. Continuó la acción militar sometiendo más países: Dinamarca, Noruega, Bélgica, Francia, Países Bajos; la única que pudo resistir gracias a sus fuerzas aéreas fue Gran Bretaña.

Su siguiente objetivo fue Rusia, y avanzó hacia él con la conquista de la península balcánica.

A la par desarrolló un sofisticado y cruel plan de exterminio de judíos en los campos de concentración.

1941

Las fuerzas nazis llegaron hasta las puertas de Moscú, sin embargo, cuando parecía inevitable el sometimiento de los rusos, Estados Unidos, que se mantenía neutral en el conflicto, decidió unirse a las principales fuerzas aliadas: Francia y Gran Bretaña. El paso norteamericano fue el comienzo del fin de Hitler y compañía.

1944

Se desbarató una conspiración para asesinarlo.

1945

Las milicias aliadas avanzaron y rodearon Berlín.

Sus hombres de confianza se debatieron entre el compromiso con la causa y salvar su vida: Joseph Goebbels animó a los habitantes a defender la ciudad a como dé lugar, Hermann Göring, comandante en jefe de las fuerzas aéreas, pidió ser reconocido como el nuevo líder, y Heinrich Himmler, jefe de todas las fuerzas policiales, comenzó tratativas de rendición con los aliados; ordenó el arresto de los dos últimos.

29/04/1945

Se casó con su pareja Eva Braun en una ceremonia casera.

30/04/1945

Se suicidó de un disparo, en su bunker de Berlín, al verse acorralado; su mujer Eva tomó una pastilla de cianuro.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.