Quien.NET

Biografía de Ares - Quién fue

A instancias de la Mitología Griega, tal como se denomina al conjunto de mitos y de leyendas inherentes a los dioses y héroes de la Antigua Grecia, Ares, está considerado como el dios olímpico de la guerra, aunque también su figura implica la materialización de la fuerza bruta y de la violencia, es decir, donde existían tumulto, batallas y confusión, seguramente, Ares se encontraba presente…

Dios griego de la guerra, hijo de Zeus y Hera, que se caracterizaba por una gran manifestación de la violencia

Ares fue el producto de la unión de Zeus y de Hera y también tuvo una hermanastra con importante presencia en el panteón olímpico, Atenea, quien representaba lo diametralmente opuesto a su hermanastro, ya que Atenea suponía la meditación y la sabiduría en las cuestiones de guerra y batallas.
Según cuenta la leyenda, Zeus, no apreciaba demasiado a Ares a causa de justamente su sed sangre e impronta violenta.

Y lo mismo su madre, tampoco había suscitado en ella amor con lo cual la historia dice que ambos progenitores supieron rechazar a Ares por su tendencia agresiva.

Como consecuencia de las consideraciones que mencionamos, Ares, no gozaba de una fama positiva en su tiempo, sino muy por el contrario, su figura, normalmente, suscitaba desconfianza y recelo entre los griegos, especialmente, porque su mano se encontraba detrás de plagas y de epidemias, entre otros flagelos.

Lugares de culto

La disposición a la guerra que presentaban las tribus de Tracia (región ubicada al sureste de Europa en la Península de los Balcanes) hizo que se tomase esta zona como el hogar de Ares y también como el principal centro en el cual se llevó a cabo su culto y homenaje.

Leer también  Júpiter

También Escitia (región euroasiática) fue un lugar de culto y adoración de Ares, donde incluso se lo adoraba a partir de la forma de una espada mediante la cual se sacrificaban animales y humanos.

Atributos y símbolos que lo distinguían

Respecto de los símbolos que rodeaban a su figura son variados y numerosos, entre otros se cuentan: un carro tirado por cuatro sementales inmortales; armadura de bronce y lanza; pájaros sagrados: las lechuzas, los buitres y los pájaros carpinteros; y su animal preferido era el perro.

En tanto, en el arte griego clásico, Ares, era representado con un imponente casco crestado y con una lanza a través de la cual doblegaba a sus enemigos.

Si bien tuvo tantísimos amantes, entre las más destacadas aparece Afrodita, la diosa que en la mitología griega representa el amor, la belleza, la lujuria, la reproducción y la sexualidad.

Junto a ésta logró una importante descendencia: Fobos (personificaba el horror), Harmonía (la diosa que representaba la armonía y la concordia), Deimos (la materialización del terror), Eros (dios de la atracción sexual y del amor) y Anteros (el amor no correspondido).

Existen una gran cantidad de leyendas y de historias vinculadas a esta deidad tan relevante…

Leyendas que protagonizó…

Una de sus grandes luchas a muerte, porque así peleaba Ares, a todo o nada, fue la que lo enfrentó a Halirrotio, uno de los hijos de Poseidón, dios del agua, y que se desencadenó cuando Ares descubre que éste había intentado abusar de su hija.

Leer también  Poseidón

Halirrotio terminó muerto en manos de Ares y éste fue enjuiciado y absuelto por dicho crimen.

Su equivalente en la mitología romana era Marte y sus atributos eran el casco, una lanza, una espada, una coraza y un escudo.

En otro suceso, Ares, termina convirtiendo a uno de sus jóvenes militares preferidos, Alectrión, en gallo cuando este no cumple con el pedido de custodia que le asigna Ares, de cuidar la puerta mientras estaba manteniendo intimidad con Afrodita; se queda dormido y entra Helios el dios del sol.

A partir de su acción, Ares, castiga a Alectrión y lo convierte en gallo y de ahí surge la historia del canto del gallo cada mañana cuando amanece.

Y otra historia que nos demuestra la fuerza de este dios es la de los gigantes Oto y Efialtes, dos hermanos gemelos que en un momento dado osaron con controlar el Olimpo y entonces decidieron secuestras a Ares, lo encadenaron en una vasija de bronce y no lo dejaron salir por el largo período de trece meses.

Para conseguir liberarlo, la diosa Artemisa, realizará ciertas acciones para confundir a los gigantes, hecho que termina consumando y finalmente la historia termina con Ares liberado y con los hermanos muertos, uno mató al otro.

Pero Ares no actuaba solo, lo hacía regularmente con el acompañamiento de otros dioses, Delmos y Fobos, que representaban el terrore y el miedo, respectivamente, por su hermana Enio, diosa del derrame de sangre y por Alala que terminaría por erigirse en el grito de guerra de la batalla.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota