Biografía de Delmira Agustini

Delmira Agustini fue una poetisa uruguaya, exponente del movimiento Modernista. Una artista completa: escribía, pintaba y tocaba magistralmente el piano. Fue una mujer de avanzada y cuestionada por romper el estereotipo femenino de su tiempo. Murió asesinada por su exesposo en lo que la prensa y la investigación de ese entonces llamaron: crimen pasional. Hoy hablaríamos, sin lugar a duda, en términos de femicidio de la autora.

24/10/1886

Nació en Montevideo, la capital uruguaya, en el seno de una familia acomodada y de costumbres conservadoras. Su padre era un prestamista con aceitados y sólidos contactos con la política y el ejército.

El autoritarismo de su madre moldeó su carácter, convirtiéndola en una joven tímida y retraída para el exterior, sin embargo, y al mismo tiempo, fue el detonante del erotismo que brotaba de sus creaciones poéticas en la intimidad.

Fue educada en su casa con profesores particulares, y a temprana edad demostró ser una niña prodigio: a los 5 años empezó a leer y escribir y a los 10 tocaba el piano y escribió sus primeros poemas.

1902

Comenzó la publicación de sus poemas bajo el seudónimo de Joujou.

1907

Editó su primer libro titulado Frágil.

Captó el interés del famoso poeta nicaragüense Rubén Darío, e inició amistad y contactos con los intelectuales de su tiempo a pesar de su juventud.

Su arte se inscribió en el movimiento modernista, surgido a finales del siglo XIX y comienzos del XX, y caracterizado por la manifestación de los sentimientos y del mundo íntimo de los autores.

La obra de Delmira está cooptada por una fortísima carga erótica, sexo, sensualidad y feminismo. Promovió un lenguaje erótico femenino, que causó estupor y asombro entre sus contemporáneos, pero que fue el responsable de su singularidad creativa y personal, en una época en la cual la mujer no hablaba con, ni de erotismo.

1908

Inició un romance a escondidas con Enrique Job Reyes porque su madre estaba en desacuerdo con la relación de ambos. Mantuvieron un vínculo amoroso por carta, durante 5 años.

Reyes también pertenecía a una familia acaudalada, que se dedicaba a la compra y venta de caballos.

No le gustaba la pasión de Delmira por las letras y trató de alejarla, incluso, supuso que eso sería un hecho cuando se casasen.

1910

Publicó su segundo libro de poemas: Cantos de la mañana.

Ya era una autora afamada y reconocida por sus colegas.

Conoció al escritor argentino Manuel Ugarte, 10 años mayor que ella, y amigo de Rubén Darío.

El impacto amoroso entre ambos no tardó en suceder y comenzaron una relación epistolar intensa y pasional.

1913

Editó su última obra: Los cálices vacíos, en la cual plasmó, con audacia y disrupción, todo su erotismo.

Si bien colegas como Darío celebraron y exaltaron su talento y vanguardia, la mentalidad dominante de aquellos años no aceptaron la impronta de Agustini.

10/1913

Se casó con Enrique Job Reyes, y Ugarte estuvo presente en el enlace.

La convivencia y el matrimonio duraron tan solo un mes y medio y sobrevino la separación. Ella regresó a la casa de sus padres y solicitó el divorcio, alegando diferencias irreconciliables con su marido, a quien también acusó por maltrato y amenazas.

Fue de las primeras mujeres que en Uruguay utilizó el derecho de una novedosa ley que les permitía solicitar el divorcio con su sola voluntad.

Reyes no aceptó jamás la situación, y tras amenazarla reiteradamente, concretó las amenazas…

6/07/1914

Fue asesinada por su exmarido, su amante en ese momento, de dos tiros en la cabeza, en una habitación de la casa que él alquilaba tras la separación. Reyes se suicidó luego de matarla. Ella tenía 27, y el 28 años, al momento del asesinato.

Lo cierto es que, a pesar del divorcio, las amenazas y otras tantas diferencias, la pareja continuó frecuentándose tras separarse y ello por supuesto contribuyó a las especulaciones sobre un amor trágico y enfermo, y el presunto pacto de amor.

El contexto social y conservador de aquellos años hicieron que el crimen fuese presentado como un pacto suicida entre la joven pareja, pero lo cierto es que Reyes cometió un femicidio, y si el acontecimiento sucediese hoy, los titulares de los diarios, la televisión, y los portales de internet, afirmarían el femicidio de la poeta.

Sus restos descansan en el Cementerio Central de Montevideo.

Post mortem. 2014

Se inauguró un memorial en su homenaje, y en el de todas las mujeres que han sido asesinadas en manos de sus parejas, en el lugar en el cual fue asesinada por su exesposo. La obra se inauguró en 2014.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.