Quien.NET

Biografía de Eros - Quién es

El amor, la atracción sexual, el sexo y la fertilidad tenían un responsable común en la Antigua Grecia: Eros, tal como se denominó al dios que hacía posible todas las categorías recientemente mencionadas.

Deidad griega del amor, la fertilidad, y el deseo sexual

Si bien algunos mitos señalaban que Eros era hijo de Afrodita y de Ares, por lo cual en esta versión Eros era una especie de ayudante de Afrodita que dirigía la fuerza del amor y la llevaba a los mortales, el filósofo ateniense Platón , echó por tierra tales creencias y confirmó que en realidad Eros resultó de la unión amorosa entre Poros, representante de la abundancia y de Penia, la referente de la pobreza.

Para algunos la propuesta de Platón resultaba por demás de convincente, ya que esa combinación explicaba de alguna manera los diferentes aspectos que tiene el amor.

Leyendas y mitos alrededor de Eros

Otro mito griego muy popular sostenía que Eros había surgido del caos inicial junto con Geo, la tierra, tártaro y el inframundo; Eros brotó de un huevo puesto por la noche que lo había concebido en la oscuridad.

En la cultura griega prevalecieron dos aspectos en cuanto a los alcances de Eros, por un lado, se consideraba como una deidad primordial la cual encarnaba la fuerza del amor erótico, y por el otro lado se lo concebía como el impulso creativo de la siempre activa naturaleza que es la responsable de la creación y del orden de la cosas en el universo.

Leer también  Quirón

No podemos obviar que una tradición relevante que inició el pensador Eratóstenes sostenía que Eros apadrinaba especialmente el amor entre hombres, una situación frecuente en la antigua Grecia, y que no era mal vista de ninguna manera; mientras tanto, a Afrodita le tocaba velar por el amor de los hombres para con las mujeres.

Tanto es así que las estatuas en su homenaje estaban erigidas en las palestras, los lugares en los cuales los amantes se reunían para expresarse su amor.

Por la importancia que para los mortales tenía aquello que Eros representaba, fue un dios sumamente popular y venerado por todos los griegos sin excepciones.

Entre los más reconocidos se cuentan el culto a la fertilidad en Tespia, el rol destacado que se le atribuyó en los misterios eleusinos y en Atenas compartía un culto con Afrodita y se le había dedicado el cuarto del día de cada mes.

Uno de los mitos más populares en los que interviene Eros es aquel que cuenta que un día Eros se enojó muchísimo con Apolo por haberse burlado éste último de sus habilidades como arquero, entonces, Eros, hizo que Apolo se enamorase perdidamente de la Ninfa Dafne, quien finalmente lo rechazó y fue convertida en un árbol de laurel que más tarde se consagraría a Apolo.

Otro mito híper popular es el del enamoramiento del propio Eros, quien cae rendido a los pies de Psique, una joven mortal, hija de un rey.

Leer también  Perséfone (Proserpina)

Afrodita le había encargado a Eros que la fleche para que se enamore del hombre más feo del mundo, celosa por la atracción que despertaba entre los hombres y que a ella le hacía perder terreno.

Pero llegado el momento de flecharla, Eros, se enamora de ella y deja caer la flecha en el mar y comienza una historia de amor con ella…

Su equivalente en la mitología romana fue Cupido.

Tanto Eros como Cupido han gozado de una especial presencia y relevancia en sus correspondientes mitologías y también debemos decir que las han sabido trascender increíblemente a través de los siglos hasta nuestra actualidad, donde ambos siguen siendo mencionados y tomados como símbolo del amor y de la atracción sexual.

Y esto sin dudas es así porque el amor y la pasión son de los sentimientos humanos más importantes, de los que más hablamos las personas y de los que más no ocupamos en nuestras vidas personales independientemente de la edad que tengamos.

El amor siempre es importante, tenerlo lo es, y ni hablar de su pérdida, una situación que amarga y entristece a la persona que lo padece.

El amor es buscado y buscado por los hombres y las mujeres desde que comienza su despertar sexual y se vuelve un tema muy especial en sus vidas, es una alegría cuando se lo encuentra, se lo celebra, se lo festeja, y se lo sufre notablemente cuando se lo pierde.

> Historia - Siguiente >>

    Fue útil?

Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar

Comentarios de la nota