Quien.NET

Biografía de Hermes - Quién fue

HermesHermes es el nombre que ha recibido uno de los dioses más populares y reconocidos de la mitología griega.

Dios mensajero en la mitología griega

Se le atribuye un rol de mensajero y como tal es el dios que protege a aquellos que viajan, que cruzan y transitan las fronteras.

Pero no solo a ellos se reduce la acción de Hermes y vale destacarse entonces que se trató de un Dios que ha abarcado y regido otras cuestiones también muy importantes en la vida de la comunidad griega de aquellos tiempos como ser: el pastoreo, el ingenio, la creatividad, la astucia, la literatura, el atletismo, los pesos y las medidas y hasta el pillaje de los mentirosos y los delincuentes, entre otras.

En tanto, esta versatilidad que se le endilga puede apreciarse en uno de los himnos homéricos más conocidos, en el cual justamente se hace referencia a todas estas cuestiones tan diversas que representa.

Era hijo de Zeus y de la pléyade Maya, y su equivalente en la mitología romana es Mercurio.

Todos los mitos y leyendas que existen alrededor de Hermes destacan su papel de heraldo.

Función de heraldo

El heraldo era una especie de oficial que desplegaba un rol muy importante en la cultura griega, incluso se lo consideraba como un ser divino y sagrado al cual se le rendía pleitesía y admiración por sobre todas las cosas.

Por ejemplo, el heraldo podía ingresar en una ciudad que estaba sitiada o inmiscuirse en el más duro de los enfrentamientos y nadie se atrevería a ponerle una mano o un arma encima para herirlo.

Leer también  Hebe

También, disponían de la autoridad para llamar a asamblea, imponiendo el silencio que antecedía a la palabra oficial de reyes o de jefes.
Asimismo al heraldo le correspondía muchas veces ser el ejecutor de las decisiones de los gobernantes.

Era tal la confianza que se depositaba en el heraldo que a él se le adjudicaban las empresas y misiones más difíciles y complejas.

Símbolos y representación gráfica

Tal como sucede con buena parte de los dioses que integran la mitología griega, Hermes, también tenía sus símbolos representativos, entre ellos, animales como la tortuga y el gallo y entre los elementos que lo distinguían se cuentan: el monedero, las sandalias aladas, un sombrero de ala ancha y la vara del heraldo.

Gráficamente se lo representaba como un joven bello y fuerte, con un sombrero en su cabeza y un par de alas y sandalias que le permitían viajar rápidamente de un lado a otro para llevar los recados de Zeus.

Otra de sus funciones era la de conducir las almas de los difuntos a las puertas del Reino de Hades.

Respecto a su culto si bien existía una adoración ciertamente extendida en toda Grecia, era en Arcadia donde se desarrollaba su culto más intenso, siendo las Hermeas las fiestas que se celebran en su honor.

La leyenda junto al matrimonio Filemón y Baucis

Existen muchas historias asociadas a esta deidad tan relevante, siendo una de las más populares extendidas la de Filemón y Baucis, un matrimonio que fue el único que dejó entrar a Hermes y a Zeus en la ciudad de Tiana.

Leer también  Amón-Ra

Ambos dioses no se presentaban como tales sino que estaban camuflados como mendigos y llegaron a la mencionada ciudad en el marco de un temporal de lluvia y entonces empezaron a solicitarles a sus habitantes un lugar donde quedarse y resguardarse.

Todos los habitantes de la ciudad se negaron y solamente fueron el matrimonio compuesto por Baucis y Filemón los que accedieron y les dieron asilo en su cabaña.

Como buenos anfitriones sirvieron bebida a sus visitantes y Baucis apreció que aunque servía varias veces el vino en los vasos, el mismo siempre permanecía lleno hecho que le hizo suponer que estaba ante dos dioses.

Era tal la sorpresa y las ganas de agasajarlos que hasta llegaron a querer sacrificar a su único animal, u ganso, pero Zeus les dijo que eso no era necesario que ya se irían, pero les advirtió que debían dejar la ciudad porque como consecuencia de la mala actitud del pueblo que la componía sería destruida.

El matrimonio, desde la cima de la montaña, una vez que dejaron la ciudad pudo ver como su ciudad se quemaba por decisión de Zeus, excepto su cabaña que no fue quemada y que se conservó como templo, como lugar sagrado, a modo de homenaje y agradecimiento por la actitud que éstos habían tenido.

También Zeus les concedió pedir un deseo y la respuesta del matrimonio fue ser guardianes del templo y morir al mismo tiempo, y así sucedió, tras ellos, Zeus los convirtió en árboles que tenían una inclinación sobre el otro, Baucis fue un tilo y Filemón un roble.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota