Quien.NET

Biografía de Hestia - Quién fue

En la mitología griega, Hestia, era el nombre con el cual se bautizó a la diosa que representaba la cocina, la arquitectura y el hogar y más precisamente dentro de éste lo inherente al calor del hogar…

Diosa griega de los hogares que se mantuvo virgen

Hestia resultó de la unión de los Titanes Crono (líder de la primera generación de Titanes) y Rea (una titánide de la Edad Dorada). Luego de la guerra contra los Titanes, Hestia, fue pretendida por Poseidón y por Apolo, aunque, no accedió a la pasión de ninguno de estos dos dioses griegos, sino muy por el contrario, ya que sobre la cabeza del dios de dioses griegos, Zeus, Hestía, juró que se mantendría eternamente virgen. Como consecuencia de la mencionada elección, Zeus, le concedió el ser la guía y espíritu de todos los hogares y de las familias.

Si bien Hestia ocupaba un rol realmente destacado dentro del panteón griego, prácticamente no aparece vinculada a ninguna disputa con otros dioses, tal como es habitual dentro de la mitología griega, en tanto, la razón de esta situación es que Hestia salía muy poco del Olimpo y no solía entrometerse en peleas precisamente por su razón de ser: la diosa que representaba el calor hogareño y la familia.

Hestia era venerada en banquetes, casi siempre en primer lugar, y en su nombre se sacrificaba terneras menores de un año de edad para honrar su virginidad.

Se ocupa de promover la unión y felicidad familiar

Entre las principales ocupaciones de Hestia destacaban: promover la felicidad entre los cónyuges y la armonía dentro de la familia; protección de altares, de palacios gubernamentales y de estados; era la responsable de la armonía y de la felicidad de los ciudadanos; y se ocupaba de la protección del universo entero.

Leer también  Eros

Culto y representación en Grecia, y en Roma como Vesta

Cabe destacar, que Hestia dispuso de una gran cantidad de templos en diferentes ciudades en los cuales se materializaba su adoración, tal es el caso de Atenas, Oropos, Olimpia, Esparta, Ténedos, Hermíone y Larisa. Asimismo, en muchos de estos templos era tradicional el recibimiento de los embajadores extranjeros.

El asno era el animal favorito de esta diosa y entonces era recurrente que cuando se celebraban sus festividades, se adornase a los asnos con guirnaldas y otros adornos.

La iconografía la suele representar sentada o de pie, y siempre en una actitud tranquila y solemne, sosteniendo una llama en su mano derecha, un velo que iba desde la cabeza y caía por su espalda. Y su símbolo era un círculo.

Estaba presente en las casas de familia y en los templos griegos a través del fuego.

En el Pritaneo, que era un edificio público en las polis griegas, que estaba normalmente ubicado en el ágora, se conservaba el fuego sagrado de esta deidad.
Estos templos eran lugares sumamente especiales de culto y también de asilo, y aunque estaban consagrados a todos los dioses de Grecia, siempre era Hestia la que los presidía, como buena reina y protectora de hogares.

Leer también  Baco

En ellos era una práctica habitual que se les sirviese comida a aquellos que le habían prestado un servicio a la polis, y por caso eran merecedores de recibir comida pública y también en ellos se recibía a los embajadores.

Otra función que desplegaban estos recintos que presidía Hestia era de ser el lugar de reunión de los magistrados que impartían justicia.

Si los habitantes de una polis se iban a fundar una colonia debían llevar la antorcha con el fuego sagrado de Hestia, porque con este encendían el altar de la nueva colonia, y esto sellaba la unión entre polis y colonia.

Su equivalente en la mitología romana era Vesta.

La adoración de Vesta en Roma resistió varios siglos luego de la imposición del cristianismo, hasta finales del siglo IV, aproximadamente.

Los santuarios que estaban destinados a su culto presentaban una característica forma circular, en tanto, en Roma, el templo de Vesta estaba en el Foro.

Esta diosa disponía de sacerdotisas conocidas como Vestales que eran dirigidas por el flamine Júpiter y por el Pontifex Maximus (principal sacerdote del colegio de pontífices).

Hubo incluso un colegio de vestales que fuera organizado por el segundo rey romano Numa Pompilio.

Las jóvenes que se elegían como vestales debían reunir ciertos requisitos como ser: tener entre seis y diez años de edad, tener un cuerpo sano y haber nacido en una familia de parientes unidos en matrimonio confarreatio, solamente posible para la clase patricia.

>> Historia - Siguiente >>


Compartir



Fotos sobre esta nota. Haz clic para ampliar
por Quien.NET

Comentarios de la nota