Biografía de Immanuel Kant

Tenía 79 años (1724-1804). Filósofo y científico prusiano, padre de la filosofía moderna y referente del pensamiento ilustrado. Centró su estudio y reflexiones a dos cuestiones: la moral y la experiencia sensible como fuente de conocimiento válido. Su filosofía propuso ayudar al hombre en el desarrollo del pensamiento propio en detrimento de la aceptación de dogmas. No negó la relevancia del conocimiento previo, ni lo enfrentó con el saber sensible, sino que superó ese antagonismo tradicionalista por una visión superadora que los combinó. Defendió la propuesta que sostuvo que la educación debía ser inclusiva. Publicó tratados sobre los más diversos temas, incluyendo las asignaturas de astronomía y teología. En el plano personal fue muy comentado su carácter disciplinado y meticuloso que para muchos rozó la manía.

22/04/1724

Nació en la ciudad de Königsberg, por aquellos tiempos parte del territorio de Prusia Oriental, y su capital, en el seno de una familia dedicada a confeccionar artesanías en cuero. Sus padres le inculcaron una profunda fe católica y un extremo dogmatismo en la enseñanza. Lo llamaron Emanuel, pero cuando estudió hebreo decidió modificarse el nombre por Immanuel.

1740

Estudió teología, medicina, Filosofía y Ciencias, en la Universidad Albertina de Königsberg.

1747

Abandonó la carrera por cuidar a su padre que cayó muy enfermo, sin embargo, continuó su formación de modo autodidacta.

Empezó a trabajar como docente de filosofía, matemáticas, ciencias naturales y ética.

1748 (en adelante)

Destacó por sus claras y originales definiciones en los campos de la filosofía y la pedagogía…

Defendió la postura empírica que postuló que de la experiencia sensible de las cosas resulta el conocimiento.

Fue un ferviente admirador de Jean-Jacques Rousseau y acompañó la creencia de éste que consideró que es el hombre quien construye su propio saber y que además será lo que la educación haga de él.

Puso énfasis en la necesidad de recibir una formación cultural y moral que acerque al individuo a la consecución de la perfección.

Sostuvo que, precisamente, lo que lo distingue del resto de los seres vivientes es la razón y la moralidad. El hombre no podrá erigirse en un ser verdadero sin la educación.

Por otro lado, promovió la educación física, que implica los cuidados corporales, y la educación práctica o moral, inspiradora y un camino cierto para lograr la libertad.

Realizó innumerables aportes al pensamiento pedagógico ilustrado, en tanto, una de esas grandes contribuciones fue la de superar la contradicción entre las posiciones contrapuestas planteadas oportunamente por sus colegas, Descartes (todo conocimiento es innato), y Locke (todo el saber procede de la experiencia).

Según Kant, algunas cosas son innatas, como la noción de espacio-tiempo, dado que no existen como realidades fuera de la mente, sino únicamente como formas para pensar las cosas presentadas por los sentidos, y que el conocimiento del mundo exterior proviene de la experiencia sensible de las cosas.

Para Kant el educando es el que debe llevar a cabo su educación, para de ese modo corresponder a la naturaleza. El verdadero objetivo del hombre es que se desarrolle completamente por sí mismo.

En tanto, para alcanzar la perfección necesita de la disciplina, cualidad que dominará las tendencias instintivas, de la formación cultural y de la moralización, y que forma la conciencia del deber y de la civilización.

A diferencia de Rousseau, pensaba que el hombre no puede ser considerado totalmente bueno, aunque, será capaz de superarse a través del esfuerzo intelectual permanente y el respeto de las leyes morales.

1770

Fue profesor de la materia Lógica y Metafísica, en la Universidad Albertina.

1781

Publicó su obra más famosa y larga: Crítica de la Razón Pura, que continuó con las ediciones de las secuelas complementarias: Crítica de la razón práctica (1788) y Crítica del juicio (1790).

A la par de estas publicaciones creció su fama de erudito, y asimismo, crecieron las críticas de algunas instituciones (la iglesia y el gobierno prusiano) respecto de sus posiciones y formulaciones, porque sintieron su poder amenazado.

1786

Fue rector de la Universidad Albertina.

12/02/1804

Falleció, a los casi 80 años, resultado de las consecuencias de una arterioesclerosis que fue avanzando de modo progresivo.

No se casó ni tuvo hijos, porque, según habría dicho, asumió el compromiso de dedicar su vida a pensar.

1827 – Post mortem

La Iglesia, con la cual mantuvo un encono y enfrentamiento especial, incluyó, a la Crítica de la razón Pura, en su listado de obras prohibidas.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.