Biografía de Marco Antonio

Marco Antonio fue un militar romano, de excelentes cualidades para la guerra. Integró las poderosas milicias de Julio César, de quien fue su mano derecha y principal aliado. Gobernó Roma junto a Octavio, hijo adoptivo de César, y Lépido, tras el asesinato del general romano. Le disputó el poder a Octavio, sin embargo, sus traspiés políticos y personales terminaron por arruinar sus aspiraciones de ser el emperador. Vivió una pasional y tumultuosa relación sentimental con Cleopatra, que terminó en tragedia, y cuya historia de amor fue inmortalizada por el dramaturgo inglés William Shakespeare, en la obra: Marco Antonio y Cleopatra.

83 a.C.

Nació en Roma, en el seno de una familia de plebeyos poderosos. Su abuelo fue cónsul y censor. Su padre fue un militar de escasa reputación que falleció cuando él era muy pequeño.

Atravesó una juventud errática e irresponsable, con gastos desmedidos, relaciones promiscuas y deudas.

56 a.C.

Viajó a Grecia para estudiar oratoria, asignatura indispensable de dominar si quería intervenir en la política romana.

57 a.C.

Se sumó a las milicias dirigidas por el procónsul Gabinio. Fue designado comandante de caballería y demostró sus cualidades estratégicas y militares en la campaña de Siria.

Participó en las campañas militares de César en la Galia y pronto se ganó su respeto y confianza.

Fue enviado a Roma para ejercer cargos políticos y presentarle oposición a Pompeyo y al senado, principales enemigos de César.

50 a.C.

Comenzó una lucha por el poder, entre César y Pompeyo, que desembocó en una cruenta guerra civil.

César logró imponerse tras el emblemático cruce del Rubicón. Se hizo con el poder absoluto de una convulsionada Roma, y lo dejó a él, al frente de las milicias en Italia.

47 a.C.

Fue designado magíster equitum, cargo que lo convirtió en amo y señor de Roma mientras César disputaba sus batallas lejos de allí, pero confiando al máximo en su aliado.

Los usos y costumbres licenciosos no tardaron en aparecer y sus escándalos recorrieron toda la ciudad: celebración de banquetes en los que corrían litros de vino y terminaban en ruidosas borracheras, la compañía de comediantes y prostitutas.

Fue castigado por su inconducta. César le negó el cargo de cónsul que tanto anheló.

Volvió a la senda de la responsabilidad y se casó con Fulvia. Mientras tanto, César, continuó acumulando poder y su gobierno adquirió las características de una dictadura.

44 a.C.

Se armó una conspiración contra César, integrada por quienes querían recuperar la república perdida.

Una reunión en el senado, durante los idus de marzo, fue el epicentro del magnicidio, el cual no pudo ser evitado por su fiel aliado porque fue retenido con una excusa fuera del recinto.

Muerto César, se hizo cargo del gobierno.

Pronto, comenzaron los problemas por su ineficiente y corrupta gestión: vendió privilegios e intentó modificar las provincias a su favor, hasta que el malestar de los romanos y algunos gobernadores animó a una declaración de guerra en su contra.

Apareció en escena un sobrino de César, Octavio, que se presentó en Roma para reclamar su herencia y disputarle el poder.

Mantuvo una encarnizada lucha con Octavio por la sucesión. Incluso, llegó a casarse con la hermana de Octavio, una de las cláusulas que convinieron tras una negociación.

42 a.C.

Integró el Segundo Triunvirato, junto a Octavio, hijo adoptivo de César, y Lépido, luego de derrotar a los asesinos de César. Se repartieron el territorio y a él le tocó la parte oriental del imperio.

Acudió a Tarso y convocó a Cleopatra, la reina de Egipto, para que le diese explicaciones sobre su ayuda a Casio. Sin embargo, quedó deslumbrado por el fantástico poder de seducción que caracterizó a la egipcia más famosa, y aunque estaba casado, dejó todo para aliarse a ella, tanto en el plano político, como sentimental.

Olvidó sus obligaciones en Roma y ello enfureció a Octavio y a los romanos.

43 a.C.

Renovó el Triunvirato y aceptó la condición de casarse con la hermana de Octavio.

Se asentó en la ciudad de Atenas para ejercer el gobierno de la región oriental desde allí.

37 a.C.

Volvió a renovarse el triunvirato y empezó a preparar su batalla contra los Partos.

Con la excusa de la inminente guerra, mandó a su esposa a Roma.

La pasión por Cleopatra pudo más, la fue a buscar y se casaron.

Cuando la noticia llegó a oídos de Octavio estalló de furia.

Octavio lo acusó de traición a su patria y convenció a los romanos de ello para declararle formalmente la guerra a Egipto.

31 a.C.

Se alió con Cleopatra, pero fueron derrotados por Octavio, en la batalla de Actium.

30 a.C.

La pareja tuvo tres hijos.

Se mató con su espada. Mientras resistía el ataque en Alejandría, le llegó la falsa información que Cleopatra había muerto. Desesperado, se suicidó clavándose su propia arma de combate.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.