Biografía de Mustafá

Mustafá fue el hijo y sucesor del sultán más apreciado y poderoso del Imperio Otomano durante el siglo XVI: Solimán el magnífico. Gobernó las provincias de Manisa, Karaman y Amasya, tal era la tradición que debía cumplir el sucesor al trono. Por su cercana y ágil manera de gobernar gozó de un gran cariño y respeto por parte de los habitantes de Anatolia. Incluso, tras su ejecución, el pueblo inició una serie de revueltas para exigirle al sultán el desplazamiento de quienes consideró como responsables de su muerte: la sultana Roxelana y su yerno. Fue el principal blanco de ataque de la consorte porque ella quiso que su hijo ocupase su lugar en la sucesión al trono. Muy influenciado por ella, su padre, lo apartó poco a poco de la sucesión, y finalmente, tras un plan que ella urdió, consiguió que el sultán ordenase su ejecución. Roxelana convenció al sultán que él planeaba matarlo para apoderarse del imperio.

1515

Nació en Manisa (actual Turquía). Hijo del sultán Solimán el magnífico y su concubina Mahidevran.

Mustafá es uno de los nombres árabes masculinos más populares. Refiere “elegido”.

Tal era uso y costumbre, el sultán, tenía una esposa oficial y un amplio harén de mujeres a su alrededor.

Unos años después de su nacimiento, su madre, dejó de ser la favorita del sultán, y este se casó con una de sus esclavas: Haseki Hürrem, más conocida como Roxelana, quien tuvo una notable injerencia sobre las decisiones de su progenitor.

El Imperio Otomano nació siendo un pequeño estado turco, que, tras su unificación interna, se erigió en uno de los territorios más poderosos de la historia.

Solimán fue sin dudas un gran responsable de ese poderío que destacó al imperio, porque lo gobernó durante muchos años, estableció leyes que perduraron, y formó uno de los ejércitos más competitivos de su tiempo.

1520

Su abuelo Selim I falleció y su padre ascendió al trono. Se mudaron al Palacio de Topkapi, en la ciudad de Constantinopla (actual Estambul).

Desde temprana edad fue el favorito de su papá, quien estaba orgulloso de sus capacidades físicas y su inteligencia.

1529

Asumió la gobernación de Karaman hasta 1533.

1533

Fue designado gobernador, nuevamente, pero esta vez de Manisa, el mismo cargo que detentó su padre cuando él nació. Gozó del respeto y afecto de su pueblo que lo vio con ojos de futuro sultán.

1535

Mantuvo enfrentamientos con la consorte de su padre. Desde el momento en que Roxelana asumió como sultana, desplazó a su madre y mantuvo con ella disputas y diferencias. Ella se propuso quitarlo de su camino para poder imponer a su descendencia en la línea sucesoria: Mehmed, Selim y Bayezid.

1541

Desplegó el puesto de gobernador de Amasya, siendo el último cargo que ostentó hasta su ejecución.

La disputa con su hermanastro Mehmed no tardó en llegar y se hizo constante hasta que este último falleció (1543). Sin embargo, nada detuvo a Roxelana que no lo quería como sucesor de ninguna manera.

Ella utilizó su influencia para hacerle creer a su padre que él participó de un complot en su contra. Redactó una falsa carta en la cual se daba cuenta que él se alió con el Sha Persa para derrocarlo. Para implementar y llevar a cabo su plan, tejió una alianza con su yerno, el Gran Visir Rüstem Pasa.

Cuando la carta llegó a manos de Solimán decidió ejecutar a su hijo en represalia.

Fue convocado a un campamento donde lo esperaba su padre y sus futuros verdugos.

Su padre, temiendo que lo asesinase para quedarse con el trono, mandó a matarlo.

6/10/1553

Fue ejecutado en Konya, por orden de Solimán. Fue estrangulado cuando ingresó a su tienda en el campamento a donde había sido convocado por su padre. Tenía 40 años.

Su asesinato recibió un repudio popular generalizado y desencadenó una serie de protestas contra el sultanato. Le exigieron a Solimán la muerte no solo de su esposa, sino también la del Gran Visir. Lo único que obtuvieron fue el desplazamiento de este último de su cargo, y su reemplazo. El sultán no aceptó que Roxelana estuviese involucrada en el plan.

Post-mortem

La popularidad y el cariño del pueblo otomano que gobernó, no se la arrebató ni la propia muerte, incluso siguió vigente a través de los siglos.

Su vida y trayectoria política lo erigieron en un popular dirigente y en un personaje atractivo de representar.

Los sucesos que atravesaron su existencia fueron narrados en la literatura, y también fueron objeto de producciones audiovisuales, como la popular novela turca El Sultán, que abordó su historia familiar y política.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.