Biografía de Selim II

Selim II fue Sultán del poderoso imperio otomano (1299-1922). Fue el 11° en ocupar el trono tras una serie de enfrentamientos e intrigas palaciegas llevadas a cabo por su madre. Ni en lo político ni militar destacó como sí lo hicieron su padre y abuelo. No le interesaba reinar, solo quiso disfrutar de los beneficios que le daba la vida en la corte: lujos, mujeres y vino. Les legó a sus ministros las cuestiones de estado. Sí continuó el legado paterno y fue un interesado mecenas a favor del desarrollo de la cultura y las artes.

Mayo 1524

Nació en Constantinopla, actual Estambul. No existe un día definido, si bien algunas fuentes remiten al 28 o 30 del mes.

Hijo del poderoso sultán Solimán, el magnífico, y de una de sus esposas: Hürrem Haseki Sultán, mejor conocida en la historia como Roxelana.

Integró la poderosa familia/dinastía Osmanlí, que procedió de una tribu, y tuvo como iniciador a Osmán I, el guerrero, quien declaró la independencia al Sultanato de Rum, en 1299, dándole inicio al Imperio Otomano.

Solimán convivió con sus poderosos “colegas”, Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, y Francisco I de Francia.

Su padre intervino en relevantes campañas militares que le permitieron extender el territorio del imperio y acrecentar su fama de guerrero invencible e implacable.

Sin duda alguna, su sultanato fue el más esplendoroso y próspero en la historia del Imperio Otomano.

Se lo consideró un auténtico estadista, por sus dotes para hacer política: llevó a cabo importantes reformas legislativas que le facilitaron gobernar un estado tan diverso y extenso.

También fue un excelente diplomático.

Con, y gracias a él, florecieron las artes y la cultura.

Su abuelo, Selim I, asimismo, fue un notable militar y político, que conquistó para el imperio el Levante Mediterráneo y Egipto.

1545

Se casó con Nurbanu Sultana, con quien tuvo una frondosa descendencia, entre ellos Murad III, su sucesor.

Habría tenido unas dos mil concubinas.

1566

Sucedió en el trono a dos líderes inolvidables, nada sencillo, por cierto…

Tenía 42 años cuando accedió al cargo tras la muerte de su padre.

Se lo llamó popularmente Selim, el rubio, por la clara coloración de su cabellera que habría heredado de su madre.

Ahora bien, en lo estrictamente político y militar no heredó nada de sus ascendientes y accedió al poder solamente por las artes de intriga de su madre, quien fue la verdadera hacedora de su llegada al poder.

Nunca creyó llegar al trono porque había otros candidatos que lo antecedieron: su hermano Mehmed, quien murió de viruela; su hermanastro Mustafá, a quien más condiciones políticas y militares se le reconocieron, sin embargo, terminó siendo objeto de las intrigas de su madrastra Roxelana, y su padre ordenó su muerte; su hermano Cihanguir, aunque varios problemas de salud lo llevaron a un deceso temprano; y finalmente su hermano Beyazid también fue ultimado por órdenes de su propio padre.

Entonces, él que nunca se pensó ni preparó para reinar, tuvo que hacerlo…

Fue educado como un príncipe sí, pero no para llevar adelante un vasto territorio como el que heredó.

Sus únicas experiencias de gobierno fueron como gobernante de las provincias de: Konya, Kutahya y Manisa.

Le gustaban los lujos, la vida cortesana y sus placeres y no tenía vocación de dirigir ejércitos como su padre y abuelo.

Jamás participó de campañas militares, no le interesaban.

Su mano derecha y representante en la guerra fue el Gran Visir Sokullu Mehmed Pasha, quien además era su cuñado.

17/02/1568

Logró un beneficioso tratado con el emperador del Imperio Romano Germánico, Maximiliano II, por el cual éste aceptó el pago de un tributo anual de 30 mil ducados que iban directamente al tesoro otomano, y concedió los territorios de Valaquia y de Moldavia.

1570

Ordenó la invasión de Chipre, también llamada guerra otomano-veneciana, su única iniciativa guerrera exitosa. Muchos supusieron que ese interés se debió exclusivamente al vino que se producía allí y del cual fue un gran bebedor… otro de sus apodos fue el borracho/beodo.

1571

Perdió la batalla de Lepanto contra la Santa Liga (Francia, el Papado y España), una tremenda derrota naval para el imperio, algo que no le sucedía desde el siglo XV. La milicia otomana fue derrotada y diezmada, y por supuesto se detuvo el avance territorial de los otomanos.

15/12/1574

Murió a los 50 años, en Estambul, tras padecer un fortísimo golpe en la cabeza a causa de una caída. Los trascendidos indicaron que cayó, cuando borracho corría a una concubina.

Antes de su fallecimiento, su imperio retomó el control de Túnez que le habían arrebatado los españoles dos años antes.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.