Biografía de Solimán el Magnífico

Tenía 71 años (1494-1566). Solimán el Magnífico fue el sultán más importante del Imperio Otomano. Estadista sagaz, demostró una gran habilidad para enfrentar a sus adversarios y fue implacable con aquellos de su entorno que lo engañaron. La debilidad por su esposa Roxelana influyó negativamente en todas esas cualidades que supo edificar. Estuvo rodeado de un frondoso harén, ubicado en una zona privada del palacio, a la cual solo él tuvo acceso, y de un lujo impactante para la época que terminó por considerarlo “el magnífico” a los ojos del resto del mundo. Fue un gran admirador de Alejandro Magno a quien de alguna manera emuló y recordó por su interés hacía la historia, la astronomía, las matemáticas y ejerciendo como mecenas. Habló árabe, persa y entendió el italiano. Gustaba de leer novelas persas, amó la música y los relojes con los cuales midió el paso del tiempo.

11/1494

Nació en Trebisonda (actual Turquía). Hijo de Ayse Hafsa Sultán y de Selim I “el severo”. Se lo llamó Solimán Khan.

Desde temprana edad se sometió al rigor de su padre que lo preparó para cumplir efectivamente con su deber futuro: sultán del imperio más grande de aquellos años.

Recibió una formación militar y cultural.

30/09/1520

Asumió como sultán tras la muerte de su padre Selim I. Tenía 26 años. Recibió los títulos de Príncipe y Señor de la Feliz Constelación, Sello de la Victoria, César Majestuoso y Sombra del Omnipotente, entre otros.

Durante su gestión se produjo una encomiable actividad legislativa y reformista que tuvo como principal objetivo organizar y afirmar el poderío del vasto imperio.

Estableció como base un estado centralizado.

Gestión política y militar

Promovió reformas en el sistema feudal que regía al imperio; fundó escuelas para educar satisfactoriamente a su pueblo; fue implacable con la corrupción de sus funcionarios; y se ganó el apoyo de la población aplicando bajas tasas impositivas.

Fue un férreo seguidor del Corán, y por tanto, en materia de religión, la legislación que propició, estuvo absolutamente impregnada de las proposiciones de este libro sagrado.

A diferencia de su progenitor que sobresalió por su rigurosidad y crueldad en el ejercicio del poder, él, privilegió la paz, el amor, la justicia y se rodeó de amigos y de su familia.

La influencia de su esposa Roxelana (Haseki Hürrem Sultán, una esclava devenida en emperatriz, con quien tuvo seis hijos) en las cuestiones de gobierno fueron creciendo con el correr del tiempo y terminaron por desviarlo de ese camino de estadista que construyó: ejecutó a su visir más apreciado y a su hijo más querido (Mustafá), convencido por ella que conspiraron contra él junto con los cristianos y persas.

Desplegó un activo e importante rol de primera dama del imperio: propició la construcción de escuelas religiosas, hospitales de mujeres y en la decisión de temas locales e internacionales relevantes.

Residió en el palacio de Topkapi, ubicado entre el Cuerno de Oro y el mar de Mármara. Dicha residencia real no solamente fue la casa de los sultanes sino el centro administrativo y de gestión del imperio, entre los siglos XV y XIX.

Amante del lujo, no solo estuvo rodeado de él, sino que lo vistió: vestidos de oro decorados con perlas y diamantes y su turbante estaba conformado de varias capas de tela muselina de las que se prendían plumas de garza real que simbolizaron las regiones del mundo que estaban dominadas por él.

Apoyó y favoreció el trabajo de muchos artistas e intelectuales lo que posibilitó el avance cultural y artístico durante su gobierno. Impulsó el establecimiento de una literatura nacional.

Para empoderar el poder militar de su imperio reguló y fortaleció al popular cuerpo de infantería conocido como jenízaros.

Lideró y participó activamente de cada una de las guerras que libró su Nación.

Destacó por adiestrar disciplinadamente a sus tropas y por su habilidad de negociación.

Su principal deuda consigo mismo fue no haber podido doblegar al Imperio Romano germánico

1521 – 1526

Conquistó Belgrado; tomó Rodas; ocupó Buda, capital de Hungría y salió victorioso en la Batalla de Mohacs.

1553

Mandó a asesinar a su primogénito Mustafá, por orden su esposa Roxelana, que quiso evitar a toda costa que fuese su sucesor; lo convenció de una presunta conspiración de Mustafá en su contra. Ella quería que uno de sus hijos fuese el sucesor y lo logró.

1566

Comenzó otra campaña militar sobre Europa y se enfrentó a Maximiliano de Habsburgo, en el marco de una avanzada edad y debilidad física. Padeció gota e hidropesía, sin embargo, participó de las batallas con todas las fuerzas que poseyó.

06/09/1566

Murió tras sufrir un ACV. Tenía 71 años.

A lo largo del mes que siguió a su muerte, sus ministros sostuvieron su presencia, e incluso, se llegó a disponer su cuerpo ya embalsamado en el trono, para eludir su ausencia.

Lo sucedió su hijo Selim II.

Autor: Redacción Quien.NET.

> Historia - Siguiente >>

  • HILDA ROSA MARTINEZ MOLINA Feb., 2022

    ME ENCANTA ESTA HISTORIA INCREIBLE, EXCELENTE

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.